Saltar al contenido

Introducir otro perro en casa

Uno de los temas más importantes y delicados tanto para una acogida como para una adopción es la llegada de otro perro a casa.

Debemos ponernos un poco más técnicos, ya que a la hora de ampliar la familia no siempre es fácil y hay que hacerlo siempre siguiendo unos pasos. Un perro que siempre ha tenido un hogar y una familia para él solo, no se puede introducir otro perro de un día para otro a la ligera. Puede sentirse muy incómodo ya que tiene que “compartir” familia.

Perros nuevos en casa

El primer encuentro es muy importante, y debemos preparar mejor las técnicas para introducir otro perro en casa, y sobre todo que no sea un quebradero de cabeza. Tenemos que tener en cuenta y analizar cuál es la personalidad del nuevo perro y sus hábitos para atraer a pareja perfecta.

Antes de introducir otro perro en casa, te invitamos a que sigas leyendo este artículo de Petjades Trobades, donde te enseñaremos la mejor forma que conocemos y hacer que nueva llegada, sea un regalo para todos y todas.

Poquito a poquito se hace un muchito

Conocer la personalidad de tu perro respecto a otros es una maravillosa forma de ver si emocionalmente está preparado para introducir otro perro a su madriguera.

Puede que aun estando perfectamente socializado, debes prestar mucha atención cuál es el comportamiento cuando se relaciona con otros perros. Una muy buena forma de hacerlo es invitar a amigos que tengan perros, para ver como es la interacción con ellos y sobre todo cómo se relacionan compartiendo él mismos espacio personal.

Los perros como las personas debemos conocernos poco a poco, con respeto y cuidado, a nadie le gusta que le presenten a un desconocido y hacerse amigos de la noche al día, los perros tampoco. Para hacerlo mejor, llévalos al jardín o un parque, mucho mejor si es un sitio cerrado para controlar mejor la situación y no los pierdas de vista. Y sobre todo no fuerces la situación, y no querer presionar, es como planear un encuentro esporádico de las películas de amor.

Perro nuevo en casa

El perro perfecto ha llegado

Ya podemos introducir otro perro en casa

Si ha llegado este momento en el que has encontrado la media naranja de tu perro, deberás tener la primera toma de contacto en un lugar neutral. Lo mejor en estos casos es que cada perro tenga su correa de esta forma tenemos la situación controlada y en caso que debas intervenir te será más sencillo.

Si tu perro es de temperamento fuerte, y eso ha conllevado discusiones con otros perros, no debería ser una buena idea incorporar otro perro a la familia. A no ser que encuentres un educador canino que pueda echarte una mano y de esta forma introducir el nuevo perro en casa.

Cuando te encuentres en el lugar neutral, deja que ellos se miren a lo lejos, lo mejor pueden ser unos 10 metros. Al cabo de unos minutos, empieza a caminar y hacer que el encuentro sea de forma natural, para que los 2 perros se relajen y acostumbren uno del otro. Todavía no nos vamos a acercar, ya que esto provocaría estrés. Déjalos por una distancia de 3 metros entre ellos.

Si nuestra correa está tensa, nuestro perro estará en situación de tensión, ya que por medio de nuestra energía transmitimos a nuestro perro. Seguimos separados, y ahora es el momento en el que vamos a intercambiar el juguete preferido de nuestro perro y se lo vamos a ofrecer a nuestro nuevo perro y viceversa. Si no tiene alguno de ellos juguete, también puede valer la cama o manda donde ellos duerman.
Hacemos esto para que se adapten al olor del otro. Es importante recordar que los perros tienen muchísimas células olfativas y reconocen rápidamente olores.
Si alguno de los pasos anteriores ha resultado fallido, volved a probar otro día e intentad el mismo procedimiento, no todos los perros son iguales y el proceso en cuanto a tiempo puede variar.

perros conviviendo en casa

Acercarse con el nuevo perro

Como hemos comentado antes, todo debe ser poco a poco, y si no se realiza el mismo dia no pasa nada, lo podemos posponer para otro día, repite el punto anterior para que todo vaya mucho más fluido, si todo va sobre ruedas y no hay un ambiente de desesperación, puedes acercar los dos perros juntos.

Como ya hemos comentado antes, si el lugar donde se realizan los encuentros, entre los dos perros es en un sitio abierto, mucho mejor y así evitaremos que se encuentren en un cuello de botella (Agobiados o acorralados), y así propiciamos el comportamiento normal y mucho más natural.

Llegado a este punto podemos optar por usar correas mucho más largas y si vemos que la situación está controlada y que los perros se llevan muy bien, podríamos llegar a soltarlos, pero siempre controlando la situación. No tiene nada que ver un encuentro casual en un lugar abierto cuando el otro perro nuevo se instala en la nueva casa.

Deja que la magia ocurra, y ellos mismos se encargan de socializar. Y una cosa muy importante es no prestar mucha atención esta mostrar por tu parte despreocupación y hará que no haya tensión

Si empiezan a jugar , déjalos que sigan haciéndolo, es un acto natural de ellos, bajo estas directrices no olvides llamar su atención de vez en cuando, para controlar que todo vaya bien, y posteriormente déjalos que sigan. La finalidad de todo esto en lugares abiertos y neutrales sean lo más positivamente para ellos.

Perros en nueva casa

Introducir el nuevo perro en casa

Hemos llegado al punto más importante de esta entrada, la casa. Estos primeros pasos que continúan marcarán la relación con los perros. Llevamos a los dos perros a casa. En al patio o portal déjalos que interactúan y que ante todo sea todo muy natural.

Como si fuera un caballo de Troya, que cuando se quiera dar cuenta ya es parte de la familia, como hemos dicho antes, si ves que todo funciona bien, podemos proceder a abrir la puerta de casa, y les acompañamos. Es normal que el nuevo integrante olerá todo, porque para él son todo olores nuevos. Y el perro que ya formaba parte de la familia controlará que está haciendo. Debemos recordar que hay que estar muy atentos, para cualquier movimiento de los perros

Obviamente debemos permitir que interactúen, siempre que sea de forma corta y positivamente. debemos evitar que sean muy largas, ya que esto puede provocar algún enfrentamiento. Si hay cualquier señal de tensión, los separamos de inmediato, ante todo no presionar.
También es importante tener preparado otro comedero y todo lo necesario, incluyendo los juguetes, para que no haya conflictos a la hora de comer o de dormir.

Los dos perros a solas

Las primeras semanas, cuando tengas que ir a trabajar y la casa se quede a solas con ellos dos y todavía se están acostumbrando el uno al otro. Debes separar sus espacios, esto ayudará que no haya discusiones y evitar cualquier malestar entre ellos

Cuando llegues a casa, sea la hora que sea, junta sus camas y toma tiempo con ellos dos. Y hay que tener en cuenta de un perro nuevo en la familia, puede suponer celos al perro que ya estaba antes. Es por ellos, que nunca será una substitución de tu propia presencia, ni de tu cariño. Para entenderlo mejor, tu cariño es irremplazable, y la vuelta a casa después del trabajo es lo mejor que puede haber.

perros felices en casa

¿Ha ido todo bien?

Te darás cuenta de que en tu familia va todo bien y que lo han acogido a la nueva casa. Cuando no haya mucho control con el perro nuevo. Con ello me refiero que no lo seguirá a todas partes para ver dónde se mueve. Que simplemente lo deje hacer vida normal dentro de casa. Ahora ya forma parte de tu familia y podéis convivir. Introducir otro perro nuevo en casa ya no es un problema. ¡Bien hecho!

familia numerosa

 

Te dejamos otras entradas que te pueden interesar:

Adoptar un perro de una protectora de animales